Celebrem 20 Anys del Govern d’Esquerres! Tota la informació a l'Arxiu Digital Pasqual Maragall

Conferencia

DIÁLOGO CON EL ALCALDE DE BUDAPEST, GERGELY KARÁCSONY, DENTRO DEL CICLO DE DEBATES “¿QUÉ EUROPA QUEREMOS?”

"Para preservar la democracia, se necesitan sociedades cohesionadas"



El alcalde de Budapest, Gergely Karácsony, ha hecho un llamamiento para que Europa ayude a crear las condiciones necesarias para reconstruir la democracia, la cohesión social y el estado de derecho en su país. El alcalde de la capital húngara es uno de los principales opositores al régimen del primer ministro, Viktor, Orbán, que gobierna Hungría con mayoría absoluta desde 2010.

Gergely Karácsony ha participado en el diálogo "La preservación de la democracia y los derechos fundamentales en Europa" dentro del ciclo de debates "¿Qué Europa queremos?" organizado por la Fundación Catalunya Europa con el apoyo del Parlamento Europeo.

La apertura del acto, que se ha celebrado en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, ha ido a cargo de la alcaldesa Ada Colau, y ha contado con la presentación del director de la Fundación Catalunya Europa, Pau Mas, y del periodista Xavier Mas de Xaxàs que ha moderado el diálogo con el alcalde de Budapest. El acto se ha hecho de forma presencial y también se ha emitido online a través del canal de YouTube de la Fundación Catalunya Europa.

En su intervención, el alcalde de Budapest y líder del partido verde Diálogo (Párbeszéd) ha denunciado la situación de pobreza, desigualdades sociales, vulneración de los derechos fundamentales y de retroceso democrático que está viviendo Hungría bajo el régimen ultraconservador del primer ministro del país , Viktor Orbán.

"La democracia no puede funcionar si la población no puede vivir en condiciones, si el sistema de educación es el peor de Europa o los servicios de salud pública son inaccesibles. Europa debería entender que la democracia sólo puede arraigar si la sociedad está unida y los ciudadanos pueden vivir con condiciones económicas, servicios y salarios dignos. Si la pobreza se instala en una sociedad, difícilmente podrá arraigar la democracia. Si hay muchas diferencias sociales, la democracia se muere", ha explicado Gergely Karácsony poniendo el ejemplo de lo que ocurre en su país.

Ante esta situación, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, "ha sabido capitalizar la 'frustración' social para construir un discurso populista y una política patriótica que no lleva a ninguna parte, transformando el sentimiento nacionalista en un sentimiento nacionalista antieuropeo".

"Por eso, es importante construir sociedades cohesionadas, inclusivas y en las que los ciudadanos se sientan parte de un proyecto unido de ciudad o país. Y para hacerlo posible, necesitamos aliados en todo el mundo, como en Barcelona, que es uno muy importante para Budapest”, ha añadido Gergely Karácsony que gobierna la capital húngara desde que ganó las elecciones locales de 2019.

"En Budapest estamos intentando recuperar nuestro sistema inmunitario político ante el virus del populismo de derechas que el primer ministro, Viktor Orbán, ha llevado a la política húngara desde hace más de una década".

De hecho, la oposición al régimen de Viktor Orbán es tan grande que hasta seis partidos diferentes, con una amplia diversidad ideológica, de la izquierda a la derecha, se ha unido para presentarse bajo una misma candidatura con objetivo de ganar las próximas elecciones generales del 3 de abril. "Después de la caída del muro de Berlín en 1989 no pensábamos que viviríamos una involución democrática como la que estamos sufriendo actualmente". Por eso, "a todos los partidos nos une una base moral común y para Hungría es muy importante, y todo un reto, compartir una identidad europea". Un reto pendiente desde hace tiempo, ya que "con la caída del comunismo, muchos países del Este, como Hungría, no supieron construir una identidad propia y empezaron a mirar hacia Europa y Bruselas, como antes lo hacían con Moscú".

Aunque el alcalde confía en la victoria en las elecciones generales, teme la reacción de Viktor Orbán "que podría actuar como Donald Trump, movilizando a sus simpatizantes para impedir el cambio de gobierno, como ya hizo cuando perdió las elecciones el 2002". Además, "la situación en Hungría es peor que en Estados Unidos, porque en nuestro país no hay separación de poderes y Orbán controla todas las instituciones del estado, políticas y judiciales".

En este sentido, el alcalde de Budapest también ha recordado que en los próximos días debe pronunciarse el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la “sistemática vulneración del estado de derecho en Hungría, lo que podría llevar a una situación con dos únicas opciones: cambiar el sistema constitucional o salir de la UE".

Por último, Gergely Karácsony, ha advertido que "la sociedad húngara está muy polarizada y dividida políticamente. Por eso, hay que pacificar la sociedad y rebajar el grado de ira de los ciudadanos, algo que esperamos hacer con un cambio de gobierno". "Afortunadamente, entre los jóvenes cada vez hay más rechazo al régimen del gobierno actual, pero hay que animarles a ir a votar, ya que existe un índice de abstención muy alto entre los jóvenes".

"Barcelona es ciudad hermana de Budapest en la defensa democrática"

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, ??Ada Colau, ha manifestado sentirse muy esperanzada con el cambio democrático en Hungría, y ha advertido "de los discursos de odio y amenazas antidemocráticas a las puertas de Europa. Hoy en día las democracias mueren por procesos supuestamente democráticos en manos de líderes electos. Es un problema compartido que también tenemos cerca". En este sentido, la alcaldesa ha puesto como ejemplo el encuentro del pasado fin de semana en Madrid del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, junto a dirigentes de Vox, Marine Le Pen, y otros líderes de la ultraderecha europea.

"Se trata de una auténtica internacional reaccionaria de líderes que cuestionan los derechos humanos, la democracia, recortan los derechos fundamentales, de las mujeres, de las personas inmigrantes y que tienen en su punto de mira el movimiento feminista y la comunidad LGTBI" , ha afirmado Ada Colau. "Es fundamental que todos los demócratas tengamos claro la línea que nos separa de la extrema derecha. No podemos normalizar las fuerzas de ultraderecha con pactos que les dan acceso a las instituciones", ha añadido la alcaldesa.

En contraposición, Ada Colau, ha celebrado el símbolo de esperanza que representa su homólogo húngaro después de la victoria en las elecciones municipales de Budapest en 2019. “Una gran victoria de la ciudadanía democrática, critica y diversa ante Orbán, y que va abrir la puerta al cambio en Hungría. La suya es una victoria desde las ciudades, de la unión de los demócratas y desde la reivindicación de la diversidad".

Ada Colau ha concluido su discurso afirmando que "Barcelona es ciudad hermana de Budapest y siempre estaremos juntas para continuar conquistando derechos, ampliar libertades y defender un futuro mejor para nuestros hijos e hijas".

“Hay que fortalecer el proyecto europeo e impulsar una mayor integración política”

En la presentación institucional del diálogo realizado en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, ??el director de la Fundación Catalunya Europa, Pau Mas, ha puesto de manifiesto que "Europa se encuentra en un momento delicado. Los desafíos son enormes: el Brexit , la pandemia, el cambio climático, o ahora el conflicto en Ucrania, por eso es necesario fortalecer el proyecto europeo e impulsar una mayor integración política ante, además, de las fuerzas políticas reaccionarias que cuestionan y amenazamos continuamente los mismos fundamentos de la UE , la democracia, los derechos fundamentales, la separación de poderes y el estado de derecho". En este contexto, Pau Mas, ha defendido la necesidad de crear espacios de diálogo y reflexión como el ciclo de debates sobre los retos de Europa organizado por la Fundació Catalunya Europa con el apoyo del Parlamento Europeo.



Etiquetas

Democracia  Elecciones  Europa