Seminarios

Barcelona, 40 años de Relaciones Internacionales



Barcelona ha sido desde los primeros años de la democracia tablero de juego de la política internacional. Así lo reconocieron los diferentes alcaldes democráticos en un seminario liderado por Pere Almeda, organizado por la Fundación Cataluña Europa junto con la CGLU (Ciudades y Gobiernos Locales Unidos) y moderado por Agustí Fernández de Losada. El seminario contó con la participación de todos los alcaldes en activo de la época democrática, Narcís Serra, Joan Clos, Jordi Hereu y Xavier Trias. Gerardo Pisarello, primer teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, ??fue el encargado de trazar las líneas generales de la política internacional del actual consistorio.

Aunque Barcelona fue pionera, Narcís Serra, primer alcalde de la etapa democrática, reconocía que en un principio la proyección exterior de la ciudad no era prioritaria, pero desde muy pronto se muestra como uno de los principales ejes de Barcelona. De esta etapa sobresale la gestación de la idea de unos Juegos Olímpicos en Barcelona. Serra también destacó que la apertura de la ciudad al mundo era más efectiva cuando se hacía a través de la cultura.

Jordi Borja, concejal de relaciones internacionales en la etapa de Pasqual Maragall fue el encargado de profundizar sobre esta etapa. Los Juegos Olímpicos tuvieron un papel central en este periodo con respecto a la proyección internacional de Barcelona, ??pero también destaca la apertura de relaciones de Barcelona hacia el Mediterráneo y América Latina. Barcelona también logró posicionarse a nivel internacional gracias a la presidencia que consiguió Pasqual Maragall, en 1992 dentro del comité de regiones y la presidencia de Barcelona de la Asamblea de Alcaldes de Naciones Unidas. Manel Vila, responsable de cooperación internacional en Barcelona durante el mandato de Margall destacó la apuesta solidaria de Barcelona, ??los lazos que tejió con Sarajevo y la creación del Distrito 11. Por su parte, Mireia Belil, asesora en relaciones internacionales durante la época de Pasqual Maragall, destacó la importancia de Barcelona a la hora de potenciar el papel de las ciudades en un momento en que, a diferencia de ahora, nadie contaba con que las ciudades pudieran ser actores internacionales.

La intervención de Joan Clos sirvió para destacar la puesta en marcha de la Casa Asia y el reforzamiento de la Casa América y el IEMED. En esta época Barcelona también consiguió ser sede de la CGLU y la Red Metrópolis. También fue la etapa del Foro Universal de Culturas que a pesar de las críticas, logró movilizar el pensamiento global y tuvo un gran impacto en la transformación del litoral de Barcelona.

Jordi Hereu destacó la apertura de Barcelona en los mercados asiáticos, un paso adelante importante en la organización de grandes ferias, la consolidación del Puerto y el Aeropuerto. También se consolida el eje Euromediterráneo y el eje de América Latina. Durante esta etapa se pone énfasis en la internacionalización como línea transversal de todas las áreas del Ayuntamiento.

La última etapa, liderada por el ex alcalde Xavier Trias, se caracterizó por la apuesta de las grandes ferias y una apuesta por las nuevas tecnologías y la construcción de las smart cities. También se hizo un esfuerzo para consolidar la marca turística de la ciudad. Trias también hizo énfasis en la importancia de Barcelona como herramienta de presentación de Cataluña en el mundo.

El acto lo clausuró la directora de la Fundación Catalunya Europa, Gemma Sendra, con un mensaje claro: "Debemos partir de lo construido, de la solidez del proyecto, para continuar avanzando e ir mucho más allá".



Etiquetas