Seminarios

Seminarios Pascual Maragall: Pensamiento y Acción



El miércoles 21 de junio se celebrará la segunda sesión de los seminarios de trabajo en torno a la obra "Pasqual Maragall: pensamiento y acción" (RBA: Barcelona, ??2.017). Será nuevamente de 16h a 20h en el Palau Macaya, Paseo de San Juan 108. En esta segunda jornada se debatirá a partir de los capítulos "Políticas públicas y ciudadanía" de Quim Brugué y "La política es la gente" de Joan Fuster-Sobrepere, con las contrapartes de Raquel Gallego y Mariona Ferrer. Cualquier persona interesada en asistir, puede escribir a info@catalunyaeuropa.net.

En Jaume Claret, está haciendo la crónica de estos seminarios. Cuando se acaben, la publicaremos entera. Del primer día, avanzamos un breve resumen del mismo Claret, a modo de cata y para animar a participar en la segunda sesión:

La sesión del pasado Miércoles iniciaba con "La ciudad de Pasqual Maragall" del geógrafo y urbanista Oriol Nel, en conversación abierta con el historiador y periodista Marc Andreu. Este último destacó el legado del alcalde olímpico: "Maragall instaló un software en la ciudad que es todavía vigente y presente y, en parte, reivindicado. Sólo formateando de nuevo, se podría borrar la huella ". Para el actual consejero técnico en el distrito de San Martín, el impacto es inseparable de la singularidad maragalliana. Cerrando su primera intervención, advertía como este reconocimiento necesario no debe ocultar errores o disimular debilidades de un modelo que, veintidós años después de los Juegos, hay que repensar.

Nel describía la complejidad del personaje como un rasgo no estrafalario sino heterodoxo. De ahí la preocupación por recuperar los textos más seminales, a partir de unas vidas paralelas entre personaje y urbe. Para Maragall, la ciudad es a la vez esperanza, constructo social y elemento articulador del territorio. Aquí alcanzará su mayor éxito (el modelo Barcelona) y, al mismo tiempo, su principal fracaso (la abolición de la Corporación). En palabras del profesor de la UAB: "Sin el carácter estratégico y redistribuidor de la Corporación metropolitana, Maragall es como un Rius y Taulet que no hubiera podido unificar el Plan de Barcelona". Recuperar el gobierno metropolitano es aún hoy una asignatura pendiente para evitar que los poderes económicos desatino la ciudad. De ahí la necesidad, compartida tanto por Nel como por Andreu, de leer Maragall, con la voluntad tanto de aprender como de superarlo.

La segunda parte del seminario pivotar sobre "La« acción catalana »de Pasqual Maragall". Su autor, Jaume Bellmunt, discrepó respecto a las actuales versiones reduccionistas del catalanismo que dan por amortizada su histórica riqueza y diversidad. Para el historiador y analista, si en algún momento hay que reconstruir el país, el pensamiento de Maragall demostrará su vigencia. Validez que, nuevamente, surge de su heterodoxia, a partir de la acumulación de influencias generacionales y personales, y de la propia experiencia y conocimientos. Todo ello justifica hablar de "acción catalana", como destilado singular que aspira a "la máxima libertad posible en el marco de nuestras interdependencias".

La aportación de Jordi Amat, actuando como contraparte, profundizó en la revalorización de la dimensión intelectual de Maragall, en describirlo como un "político con conocimientos y con el antidogmatismo como rasgo esencial". Lejos de categorías y categorizaciones reduccionistas, el 127 presidente de la Generalitat tenía la voluntad de intervenir en el catalanismo para crear una nueva cultura política, de participar en la política española para construir una España plural y de proyectarse en Europa como patria común. Por eso, cuando habla de "lealtad constitucional y confianza federal", son "más importante los sustantivos que no los adjetivos". Frente a esta ambición se impondrá como un muro infranqueable un cierre ideológico y triunfante al Estado que hará imposible en-salir. Sobre todo porque, como recordaba Bellmunt, "no hay suficiente país por una democracia de conflicto, con dos ecosistemas incapaces de interactuar". de momento, sin embargo, parece inviable completar un proceso de formateo que sí había sido posible en Barcelona.


Etiquetas

Pasqual Maragall