Debates

Antón Costas: "El informe agroalimentario descubre una pequeña joya de nuestra economía, con una capacidad de innovación muy potente"



Este mediodía se ha presentado en el Círculo de Economía el informe del Consejo Asesor de la Fundación Cataluña Europa (FCE) "La industria agroalimentaria en Cataluña: una perspectiva empresarial".

El acto ha sido introducido por el presidente del Círculo y ponente del Consejo Asesor de la FCE para el informe, Antón Costas, que ha señalado la relevancia de estudios como el presente para colaborar y fomentar el debate sobre el modelo económico catalán y español, el cual ha defendido. "Decir que nuestro modelo es malo y que hay que cambiar es una falacia y un error importante, porque funciona razonablemente bien, con sectores muy importantes como el agroalimentario". Sin embargo, Costas ha reconocido que hay que mejorar muchas cosas, como ciertas pautas de comportamiento empresarial en relación al tamaño y capitalización de las empresas".

El Presidente del Consejo Asesor de la FCE, Antoni Castells, ha destacado algunos rasgos importantes que aparecen en el informe como el hecho de que Cataluña sea una de las regiones europeas líderes en el sector agroalimentario y la necesidad de que Cataluña se implique en el gran debate europeo.

Acto seguido, el Catedrático de Economía Aplicada y autor del informe, Agustí Segarra, ha presentado en detalle los principales resultados del estudio y ha confirmado que la industria agroalimentaria ocupa la primera posición en Cataluña en volumen de negocio (24.337 millones de euros en 2013), seguida por la química, la energía y el automóvil; al tiempo que ocupa la primera posición como generadora de puestos de trabajo.

En el informe, el autor hace un breve repaso desde el año 95 en el que se observa un gran crecimiento del sector hasta el año 2007, cuando se ve afectado por la crisis. Aunque los últimos años ya se puede hablar de recuperación, el autor apunta que "uno de los principales retos es recuperar el músculo del sector agroalimentario, no sólo cuantitativamente sino también cualitativamente". El estudio también refleja que el tejido empresarial registra una gran heterogeneidad, por lo que Segarra propone diseñar unas políticas industriales sensibles a esta realidad: "Hay que centrar las políticas de impulso en dos grupos de empresas: el centenar de empresas más grandes , que superan los 25 millones de facturación y que tienen una gran capacidad de arrastre, y lo que podríamos llamar Young Innovative Companies, compañías creadas hace menos de seis años, que facturan menos de un millón de euros pero que destinan un porcentaje importante de su volumen a la I+D".


Documentación



Etiquetas

Cataluña