Ejes Temáticos Retos Globales

Jornadas Municipalistas

Nuevas actividades, nuevos usos: Planificación estratégica en las ciudades



PARA FOMENTAR LA ACTIVIDAD ECONÓMICA, SE NECESITAN PLANES SUPRAMUNICIPALES Y REGULACIONES MÁS FLEXIBLES, ÁGILOS Y HOMOGENIAS.

La primera sesión del ciclo “La transformación de la ciudad” de este año giró en torno a las nuevas actividades económicas y la planificación estratégica de las ciudades, con un debate que reunió a urbanistas, agentes del territorio y representantes de la administración local y autonómica. El debate, celebrado en el Palau Macaya, fue moderado por Moisès Jordi i Pinatella, ambientólogo y miembro de la Sociedad Catalana de Ordenación del Territorio.
 

"No es cierto que la actividad económica comporte la destrucción del paisaje"

El diálogo se inició con una breve exposición de Francesc Muñoz, profesor de geografía urbana en la UAB y director del Observatorio de la Urbanización de la UAB. El experto hizo una radiografía de la situación actual a partir de tres contradicciones que dan paso a tres retos en el ámbito de la planificación estratégica de las ciudades y las nuevas actividades económicas: 1) ¿Cómo podemos transformar la actual dispersión, para que nos ayude a desarrollar marcos mentales y planes de carácter supramunicipal? 2) ¿Cómo podemos acercar la intangibilidad del mundo digital a las nuevas oportunidades tangibles de la nueva economía digital o la industria 4.0? 3) ¿Cómo transformar las actividades económicas a partir del territorio y del equilibrio entre el paisaje y la economía?

Según Muñoz, "durante el siglo XX, hemos creído que el desarrollo económico, a partir del crecimiento urbano y del espacio industrial, comportaba el peaje de la degradación o la destrucción del paisaje", pero añadió  que ahora "están surgiendo nuevas actividades económicas, de alto valor añadido, que se basan en la innovación, la sostenibilidad y la creatividad, y que precisamente aprovechan los valores que tiene el paisaje sin ser transformado ni agredido"

A continuación, el debate se inició hablando de las necesidades de las empresas que quieren desarrollar su actividad económica en nuestro territorio.

"Hay que reformar los polígonos, sino corremos el riesgo de que se marche la actividad"

La directora de estudios de infraestructuras de la Cámara de Comercio de Barcelona, ??Alícia Casart, explicó que "Actualmente, hay más de 1.400 polígonos de actividad económica en Cataluña, pero una parte muy importante, sobre todo en el área metropolitana, necesita ser remodelada. Todavía hay suelo disponible, pero no podemos olvidar que hay que disponer de una buena infraestructura de conexiones y de transporte en todo el territorio, no sólo en el área metropolitana. Sino, corremos el riesgo de que marche toda la actividad".

Por su parte, Maria Buhigas, urbanista y miembro de la plataforma Urban Facts, añadió que “Faltan infraestructuras de conexiones y otras más básicas de saneamiento o suministros, y habría que adaptar los espacios a las necesidades de crecimiento de cada empresa en función de sus usos, actividades o capacidad económica". Además, expuso que la legislación todavía no se ha puesto al día.

En este sentido, el alcalde de Cerdanyola, Carles Cordón, aportó el punto de vista del gobierno de un municipio con una importante actividad económica e industrial. El alcalde defendió que "es necesaria una clara voluntad política para atraer la actividad económica, facilitar su instalación y procurar ser lo suficientemente atractivos como para generar este tipo de actividad". Para ello, Cordón subrayó que es necesario trabajar conjuntamente con los agentes económicos y estratégicos del territorio (universidades, centros de investigación o dinamización económica, etc.) para establecer sinergias positivas.

En representación de la administración autonómica participó Rosa Vilella, subdirectora general de Estrategias Territoriales y Paisaje de la Generalitat de Cataluña. En cuanto a los polígonos, Vilella afirmó que "tenemos suficiente suelo, pero éste se ha envejecido y hay que reformarlo para adaptarlo a las nuevas necesidades de las empresas. Hay que realizar también una labor de digitalización y promover sinergias entre las empresas para compartir servicios, energía, espacios de conocimiento, etc. Hay que cuidar el paisaje, mejorar el tejido económico y las ubicaciones para las empresas dentro de los polígonos".

"Las administraciones debemos poner aceleradores y no frenos a la actividad económica"

En la segunda parte del debate, se planteó si los planes urbanísticos y territoriales permiten dar respuesta a las empresas o suponen un freno para su implantación. En este punto, todos los ponentes coincidieron en que la tramitación por las licencias es demasiado lenta y el exceso de normativas sobrepuestas o duplicadas ralentiza mucho todo el proceso”. Por eso, Alícia Casart, pidió "regulaciones más flexibles y más homogéneas en todo el territorio" y advirtió de que "la complejidad actual dificulta la instalación de algunos proyectos industriales que, en ocasiones, acaban desistiendo y yendo a buscar otros ubicaciones fuera de nuestro territorio. Es necesaria más agilidad, flexibilidad y rapidez".

Maria Buhigas recordó que "los instrumentos de los planeamientos actuales, son una herencia que proviene de una realidad muy distinta a las nuevas necesidades actuales de la actividad económica. Desgraciadamente, a veces las licencias son un impedimento que hay que simplificar". Como ejemplo, explicó el caso de un parque industrial de 60 hectáreas que tiene hasta 16 claves urbanísticas distintas para regular el mismo uso de oficinas. "Todo ello, es un puzle muy complejo y con demasiadas trabas para las empresas. Hay demasiada arbitrariedad y hay que poner orden en el caos, y simplificar terminologías", afirmó Buhigas.

Ante esto, el alcalde Carles Cordón explicó el caso del Ayuntamiento de Cerdanyola que está trabajando en la creación de la Oficina de Gestión Empresarial para unificar y coordinar los diferentes servicios que intervienen en la dinamización económica de la ciudad, como los servicios de urbanismo y políticas territoriales y los de promoción económica y empresarial. "Estamos convencidos de que desde las administraciones hay que poner aceleradores y no frenos. No tiene sentido que los distintos servicios estén trabajando de forma estanca como si no tuvieran relación unos con otros", explicó Cordón.

Rosa Vilella, apuntó que existen instrumentos y planes suficientes, pero hay que pensar en el conjunto del territorio y no sólo en proyectos concretos. "Aún nos cuesta crear sinergias que sobrepasen el municipio. En parte, en el área metropolitana lo hemos conseguido, pero eso todavía no ocurre en el resto del territorio. Nos faltan instrumentos plurimunicipales o supramunicipales, que no son únicamente de planeamiento territorial sino de gobernanza".

Vilella también admitió que es necesario introducir la digitalización para que las empresas puedan hacer un seguimiento más ágil de todo el proceso de tramitación de las licencias. "Es necesario que las empresas puedan hacer un seguimiento online de todos los trámites, desde el primer expediente de solicitud hasta el último documento". Además, defendió que "hay que normalizar las normativas y establecer los mismos criterios para los proyectos en todos los municipios”.

"Los polígonos también son paisaje y ciudad, y aportan un valor añadido que hay que cuidar"

Finalmente, se habló de las mejoras a implementar para facilitar el desarrollo económico de las empresas. Desde la Cámara de Comercio de Barcelona, ??la receta es clara: "Es necesario escuchar a las empresas, facilitar su interlocución con las administraciones, a través de las asociaciones empresariales, para poder identificar problemáticas e impulsar planes de acción. También es muy importante fomentar la comunicación entre las propias empresas dentro de los polígonos para generar dinámicas de colaboración y sinergias mutuas". Casart también señaló como muy necesaria la colaboración público-privada, entre las empresas y las administraciones, para mejorar las condiciones de los polígonos industriales. Unas mejoras que, según Cordón, también pasan por que los ayuntamientos traten los polígonos como espacios urbanos de pleno derecho, no como espacios de segunda. "Es fundamental tener una visión más amplia, hacer más atractivos los polígonos y humanizarlos, ya que hay muchas personas que pasan muchas horas. También hay que escuchar y tener una interacción positiva entre la administración, sociedad, empresa y universidad, para aprovechar todas las oportunidades del territorio, mediante la colaboración público-privada por la que apostamos de forma clara".

Desde la Generalitat, se hizo hincapié en "la necesidad de hacer atractiva la localización de las empresas en el territorio generando condiciones no sólo de accesibilidad sino también ordenando urbanística y paisajísticamente los polígonos de actividad económica. Los polígonos también son paisaje y ciudad , esto genera sinergias y aportan un valor añadido a cuidar", afirmó la subdirectora general de Estrategias Territoriales y Paisaje.

 

La transformación de la ciudad es un ciclo de debates organizado por la Fundación Catalunya Europa con La Fundación La Caixa, el Club Roma y la Sociedad Catalana de Ordenación del Territorio, que recibe el apoyo del AMB, la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Barcelona, el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet y el Ayuntamiento del Prat de Llobregat.