Legado Pasqual Maragall

Conferencia en el marco de la IV Convención anual de la FCE y entrega del Premio "Catalunya Europa siglo XXI"

Europa frente un mundo en transición



El pasado viernes 12 de mayo la Fundación Cataluña Europa celebró su cuarta convención anual en el Castillo de Castellet i la Gornal con la presencia de los invitados Miguel Ángel Moratinos, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación entre 2004 y 2010 y Carles Casajuana, diplomático español y escritor.

El presidente de la FCE, Ernest Maragall, abrió la convención agradeciendo a todos los participantes y asistentes su presencia, en la Fundación Abertis la cesión del espacio del Castillo de Castellet, ya la Fundación Banco Sabadell su colaboración y financiación del premio "Cataluña Europa s. XXI "un año más.

Francesc Colomé, miembro del comité ejecutivo de la Fundación, resumió seguidamente los proyectos en los que participa la fundación en la actualidad: la línea de investigación "Legado Pasqual Margall", la organización de una serie de conferencias dentro del proyecto sobre la desigualdad como gran reto global con representantes de la sociedad civil (empresas, organizaciones, ciudadanos, etc.). También dentro del marco de proyectos del programa Erasmus + de la Unión Europea, la FCE está implicada en el proyecto de movilidad europea para estudiantes de formación profesional. Asimismo, la fundación ha trabajado en profundidad en el estudio de las utilidades del indicador SPI en Cataluña y está llevando a cabo encargos diversos tanto en el eje económico, de ciudades como de transparencia y calidad democrática.

Antoni Castells, presidente del consejo asesor de la FCE, dio paso a la entrega del premio al investigador Albert Guasch, elogiando el rigor y el alcance con los que el premiado presenta y analiza la cuestión de los Eurobonos y los posibles escenarios futuros de la política monetaria de la Unión Europea.

Albert Guasch es licenciado en Periodismo y máster en Estudios de Integración Europea por la UAB. Co-fundador y presidente del think-tank "European Horizons". Su trabajo "An EU Treasury with Eurobonds: would it bring financial stability?" Parte de la tesis de que la zona euro está incompleta. La búsqueda de Guasch hace un repaso del pasado de la Eurozona para luego plantear escenarios posibles alternativos de la política monetaria y fiscal de la Unión Europea. Guasch agradeció a la FCE que haga posible, mediante este reconocimiento, la tarea de una parte de la sociedad civil que se esfuerza por defender el proyecto europeo. Agradeció también la participación de la Fundación Banco Sabadell en este reconocimiento.

A continuación, el presidente de la FCE dio paso a Miguel Ángel Moratinos y Carles Casajuana que dieron su opinión sobre la situación de la Unión Europea hoy, mencionando en sus valoraciones la reciente elección del proclamado europeísta y nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron . Casajuana inició el diálogo afirmando que la instauración de la unión monetaria como la primera plasmación tangible de la UE como estructura supranacional fue un error. Se debería haber iniciado el proyecto europeo a partir de una unión fiscal y política para después continuar con la unión monetaria, común e igualitaria; sin disparidades entre los estados miembros. Por tanto, las instituciones europeas y los Estados miembros deben desatascar, reformar y culminar el proyecto europeo con urgencia mediante la unión fiscal, la unión política y el acercamiento de las instituciones a los ciudadanos.

Moratinos recordó que el motivo principal de la construcción de Europa fue asegurar la permanencia de la paz -establecer-como status quo. La palabra paz parece estar en desuso por pudor o por anticuada, cuando en realidad es una palabra que hay que tener muy presente en el mundo de hoy. Valoró positivamente la elección de Macron y se mostró partidario del liderazgo común de las dos principales potencias europeas, Francia y Alemania, pero siempre que este liderazgo incluya un frente común con los demás Estados miembros. Moratinos concluyó diciendo que a pesar de las dificultades que rodean la UE, no hay que menospreciar el terreno conquistado. La Unión Europea que tenemos seguramente sobrepasa las expectativas imaginadas por sus padres fundadores.

Ponentes y tertulianos coincidieron en la necesidad incuestionable de reformar Europa. En suma, hay un nuevo relato para Europa. Este relato debe incluir, por un lado, el reconocimiento de los errores de las políticas de austeridad y, por otro, la posibilidad de cambiar las reglas del juego democrático europeo. Esta alternativa ha de ser considerada, y sobre todo practicada, tanto por los partidos políticos de los Estados miembros como por políticos independientes y movimientos civiles. Todos ellos pueden jugar un papel clave en la consecución de una Europa integradora, igualitaria y solidaria que acabe siendo la Europa más sólida de su historia.



Etiquetas

Europa  premio