Legado Pasqual Maragall

Kirsten Dunlop

"La innovación no es suficiente, necesitamos una profunda transformación social"



INNOVACIÓN CLIMÁTICA: REPENSARLO TODO.

 

La conferencia de la CEO de EIT Climate-KIC, Kirsten Dunlop, no dejó a nadie indiferente. Desde hace una década, la innovación es el arma que utiliza su organización contra la emergencia climática y, precisamente porque vamos a contrarreloj, se mostró optimista: "el ser humano es capaz de innovar y desarrollar las soluciones más creativas cuanto más bajo presión está”.

Con el título "Innovación climática: repensarlo todo", la directora general de EIT Climate-KIC (Knowledge and Innovation Community) participó el 20 de mayo en el ciclo de conferencias "Hagamos frente al cambio climático" de la plataforma Re-City organizado por la Fundación Catalunya Europa con la colaboración de BBVA y el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona y la Generalitat de Catalunya. La conferencia, celebrada en el auditorio de la sede del BBVA en Barcelona, fue moderada por Lorenzo Chelleri, asesor científico de Re-City y profesor investigador de la Universidad Internacional de Cataluña-UIC Barcelona y, como buen anfitrión, Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable del banco, fue el encargado de presentar la ponente invitada.

Actualmente, EIT Climate-KIC es la principal plataforma de innovación en el ámbito europeo en cuanto al cambio climático, el medio ambiente y la sostenibilidad. Cuenta con una red de oficinas en 28 países, entre ellos España, y más de 400 partners entre empresas, gobiernos, universidades y centros de investigación para ayudar a la emprendeduría en la transición hacia la adaptación y la mitigación de los efectos de la crisis climática. Los resultados hablan por sí solos. En diez años, EIT Climate-KIC ha impulsado más de 1000 start-ups y ha realizado actividades educativas para unos 35.000 estudiantes. De hecho, esta aceleradora europea se inspira en el modelo de Silicon Valley y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Estados Unidos. De esta manera, se quiere convertir la investigación del mundo académico en proyectos de innovación para el mercado laboral de forma competitiva, comercial y con la creación de puestos de trabajo. Para hacerlo posible, cuenta con la ayuda del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) de la Unión Europea y desarrolla proyectos diferentes en función de las necesidades de cada comunidad, mediante partenariados público-privados y acuerdos con los gobiernos locales.
 

Mucho trabajo por hacer, y poco tiempo.

Con todo, aún queda mucho por hacer. Kirsten Dunlop explicó que EIT Climate-KIC quiere contribuir a "avanzar hacia una sociedad prospera, inclusiva, circular, resiliente al cambio climático y con cero emisiones de carbono", pero advirtió que "ya no nos queda tiempo, hay que hacerlo antes de 2050 o 2040, aunque parezca imposible ". "No podemos esperar que lo hagan nuestros hijos o nietos, debemos hacerlo nosotros. Por eso, nos hemos fijado un plazo de 12 años, lo que significa multiplicar por seis el ritmo de reducción de los combustibles fósiles que preveían los Acuerdos de Paris para el 2050". El coste de este cambio estructural equivaldría al 2,5% del PIB mundial y una inversión de 26 trillones de dólares hasta el 2030. Pero a pesar de la magnitud de las cifras, Dunlop combina esperanza y ambición: "debemos hacer un cambio de paradigma y no verlo como un coste sino como una oportunidad de participación y democratización a favor de un cambio social donde los beneficios sean tener un aire más limpio, calles más verdes o agua donde poder nadar. Estamos ante un desafío más social y económico que no tecnológico. No se trata solo de encontrar alternativas energéticas, sino de cambiar la forma en que trabajamos, como vivimos o cómo nos relacionamos. Es un problema interdependiente, que requiere un cambio sistémico y una profunda transformación social". Y para ello, otro de los puntales donde trabaja EIT Climate-KIC es en la planificación para conectar todos los proyectos entre sí y construir un "diseño social y económico estructural más amplio" fruto del diálogo entre el mundo global y local.

Trenes a mil por hora: innovación menos contaminante.

En este sentido, la CEO de EIT Climate-KIC explicó que trabajan en proyectos muy diferentes, para resolver problemas de ciudades que no han sido diseñadas para vivir con gran concentración de población, que están cerca del mar con riesgo de inundaciones o que no están preparadas para soportar temperaturas de 40 grados y tienen un riesgo muy elevado de sequía o falta de agua.

En España, EIT Climate-KIC está desarrollando proyectos en diferentes lugares. En el puerto de Valencia, donde está la sede de EIT Climate-KIC Spain; en Andalucía, impulsando la desalinización para hacer frente a la escasez de agua; o en la ciudad de Mondragón en el País Vasco, haciendo una apuesta por reconvertir la industria del acero en energías renovables bajo la batuta del movimiento cooperativo y de una nueva gobernanza basada en el principio de la comunidad. Otros ejemplos, que también podemos encontrar en la web de EIT Climate-KIC, son proyectos como la refrigeración de grandes áreas comerciales, la fabricación de contenedores marítimos plegables o los nuevos medios de transporte para sustituir los aviones y helicópteros. En Málaga, precisamente, se están construyendo los primeros trenes de gran alta velocidad “hyperloop” que circularán a más de mil kilómetros por hora y están concebidos como una alternativa al tráfico aéreo para cubrir grandes distancias dentro de Europa.

En Barcelona, la capital catalana ha sido elegida por la Unión Europea para acoger la Knowledge and Innovation Community (KIC) donde Urban Mobility, la sede de la comunidad encargada de desarrollar las innovaciones en movilidad urbana de la Unión Europea al menos hasta el 2026. Esta plataforma contará con una financiación de 1.600 millones de euros y se ubicará en una antigua fábrica en el distrito 22 @ del Poblenou.

¿Si no llegamos a tiempo, encontraremos otro planeta?

"Todos estos cambios sociales y tecnológicos también comportarán nuevos marcos reguladores y la participación de todos. Tenemos muchas iniciativas en marcha pero es muy importante conectarlas para construir una narrativa global sobre hacia dónde queremos ir. No podemos quedarnos solo con la crítica y no ofrecer soluciones o alternativas posibles".

Al final de la conferencia, uno de los asistentes preguntó a Dunlop si encontraremos otro planeta, si finalmente este se acaba. La respuesta fue contundente: "creo que no será necesario porque encontraremos la solución, la cuestión es cuántos de nosotros tendremos que morir antes esto no suceda. Pero soy optimista porque confío en la capacidad de la especie humana, nuestra ingenuidad e imaginación no tiene límites, y gracias a una mezcla de miedo y de esperanza vamos a salir de esta".

Y precisamente, para buscar soluciones, EIT Climate-KIC se prepara para celebrar el próximo 25 de octubre la quinta edición de la Climathon, el hackaton medioambiental más importante del mundo con la participación de más de 200 ciudades.

Finalmente, Antoni Ballabriga, destacó el trabajo que está desarrollando el sector financiero para canalizar los recursos necesarios para alcanzar los objetivos de la sostenibilidad. Concretamente, el BBVA se ha fijado para los próximos 8 años movilizar 100.000 millones de dólares para promover las finanzas sostenibles.

 





Etiquetas

Cambio climático  Ciudades  Re-Think