Actualidad Fundació

Receta para una FP Europea: más recursos para los estudiantes que cursan una movilidad en otro país



Los ponentes del coloquio "La movilidad de los jóvenes de FP: una oportunidad de acceso al trabajo; un factor de mejora de la competitividad" reclaman que los gobiernos regionales ayuden a los centros de formación profesional a coordinar la movilidad de los estudiantes. También piden que las escuelas acompañen a los alumnos en su traslado.

Hacer un Erasmus es algo habitual entre los universitarios. El espacio europeo de educación superior permite que los centros educativos puedan hablar con un lenguaje común basado en créditos formativos, y que se homologue lo aprendido por los alumnos en el extranjero. Las universidades, además, cuentan con el personal necesario para gestionar las estancias. Los centros de formación profesional, sin embargo, no gozan de estas condiciones. Hay, por tanto, un desfase entre la movilidad de los alumnos universitarios, y la de los jóvenes de FP. De esto han tratado los coloquios "La movilidad de los jóvenes de FP: una oportunidad de acceso al trabajo; un factor de mejora de la competitividad", organizados por la Fundació Catalunya Europa (FCE).

Las jornadas forman parte de un programa de investigación sobre la movilidad en el ámbito de la formación profesional financiado por la Comisión Europea. Como parte del mismo, la FCE ha puesto en marcha un observatorio en su blog, Agenda Europea. Los coloquios se han celebrado en la sede de la Cámara de Comercio de Girona, esta mañana; y ayer en el Palau Macaya, de la Obra Social La Caixa, en Barcelona. Ambas organizaciones han ayudado a la celebración del evento, que tiene el apoyo de la Comisión Europea. En el caso de Barcelona las jornadas han contado con la participación de la Hble. Meritxell Ruiz, consejera de Enseñanza de la Generalitat. Ruiz ha reclamado la implicación "de las instituciones europeas para facilitar la movilidad de alumnos y docentes de FP", y ha avanzado que el Departamento trabajará más intensamente en su promoción.

En Girona, Domènec Espadalé, presidente de la Cámara de Comercio de la provincia, y Josep Polanco, director de los servicios territoriales de Enseñanza de la Generalitat, han dado la bienvenida. Polanco explicó que actualmente hay en funcionamiento "14 proyectos de movilidad en la provincia de Girona", y que la intención del Departamento es "crecer hasta 17". Espadalé, por su parte, ha reclamado una participación más intensiva de las compañías en los programas de formación.

En ambos lugares expertos de la FCE y de las organizaciones invitadas han participado en los coloquios. Ernest Maragall, vicepresidente de la Fundación y diputado del grupo Los Verdes / ALE en el Parlamento Europeo, ha descrito un panorama de partida donde "la movilidad en la FP tiene todavía un papel tímido", si se compara con los intercambios universitarios. Una quinta parte de los alumnos de enseñanza superior participan, en algún momento de su formación, en una estancia Erasmus.

Mientras tanto, los alumnos de FP afrontan más dificultades que las de los alumnos universitarios. El aprendizaje de lenguas es a menudo un reto mayor para el primer colectivo. Pero también el hecho de que las personas que han de cursar una estancia suelen ser "jóvenes que salen por primera vez por un período de tiempo largo", apuntó Christiane Demontès, presidenta de la Fundación de las Regiones Europeas para la Investigación, la Educación y la Formación. Es necesario que los centros de enseñanza y las administraciones acompañen, por tanto, "los estudiantes y las familias" durante todo el proceso, a fin de facilitar la integración en el lugar de destino. Las regiones, por su parte, también deberían ayudar a las escuelas a gestionar los intercambios. A diferencia de los estudiantes universitarios, éstos no cuentan con la capacidad administrativa de las Universidades, más grandes y con mayor dotación de recursos humanos.

Hay que añadir que cada país regula la FP de manera diferente, un rasgo que complica la homologación de los contenidos aprendidos en el extranjero, o el establecimiento de acuerdos de movilidad. Tal y como explica Demontès, "en algunas regiones los jóvenes cuentan con un contrato de empresa, pero en otros realizan una estancia práctica". La organización curricular también puede variar. Cómo gestionar la movilidad en estas circunstancias? Uwe Peleikis, director adjunto de la Escuela de Comercio 1 de Stuttgart, ha avanzado algunas estrategias: "Estamos realizando un proyecto piloto, que combina formación teórica en Cataluña con enseñanza práctica en Alemania". La clave está en aprovechar las fortalezas de cada sistema: mientras el modelo dual alemán permite un aprendizaje intensivo en el lugar de trabajo; el español "es más fuerte, a nivel teórico". "El intercambio de conocimientos entre responsables de FP puede ayudar a que conozcan el funcionamiento de la FP de otros países", añade este experto.

Cataluña, por su parte, ha puesto en marcha iniciativas prometedoras en los últimos años. El programa de apoyo a la movilidad del Departamento de enseñanza proporciona asesoramiento a los centros formativos que quieren realizar una estancia internacional, explicó Estanislau Vidal-Folch, subdirector general de Programas, Formación e Innovación del Departamento de Enseñanza. Y, para facilitar el aprendizaje de idiomas extranjeros, "el Departamento está introduciendo el aprendizaje de lenguas como el inglés" en el currículo, más allá de "las asignaturas específicas". Vidal-Folch también ha recordado que la carta Erasmus de enseñanza superior agiliza los trámites de establecimiento de las estancias en 120 centros [catalanes] de FP, en el caso de los grados superiores. La intención es ampliarlo a 25 más, adelantó. Vidal-Folch ha reconocido, sin embargo, que el importe de las becas de movilidad para estudiantes de grados superiores es todavía limitado. ¿El motivo? Estos ciclos tienen que competir por la misma financiación Erasmus que los programas universitarios.

La participación de las empresas, en todo caso, es fundamental. Bárbara Arimont, responsable de recursos humanos de Nestlé, explicó que su empresa inició en 2013 un programa de movilidad laboral que permite a 10.000 jóvenes realizar estancias europeas a diferentes delegaciones de la compañía. Y, aunque los estudiantes de FP Dual que participan -350- representan una minoría, los resultados son prometedores: Arimont ha citado el caso de cinco estudiantes de Girona que cursaron una estancia en Alemania. De estos, dos siguen en el país. Y, en general, la estancia ha servido para aumentar sus habilidades como profesionales.

Queda, por tanto, mucho por hacer para lograr que algún día los estudiantes de formación profesional puedan realizar estancias internacionales con tanta facilidad como los universitarios. Pero, como ha apuntado Maragall, "quien aproveche las oportunidades que se abren ahora obtendrá beneficios". La Unión Europea es cada vez más consciente del problema, hasta el punto que se discute en el Parlamento Europeo -el eurodiputado de los verdes ha presentado al legislativo comunitario un informe que apunta a las carencias de la FP, con respecto a la movilidad- . Y hay una "coalición de actores", entre ellos empresas, administraciones, centros educativos, interesados en hacer de la movilidad en la formación profesional una realidad. ¿Cuáles serán las claves del futuro? Francesc Colomé, Xavier Farriols y Josep Francí, expertos de la FCE y autores del estudio "La movilidad de los jóvenes a la formación profesional", avanzaron algunas claves. Entre ellas, contar con "estructuras intermedias" como las regiones, que faciliten la gestión de la movilidad por parte de los centros de enseñanza; alargar las estancias, que ahora suelen ser de dos meses, o mejorar su financiación.